Tener una marca y saber gestionarla son dos cosas distintas, de eso va el branding, de crear una marca potente, que tus clientes/as se sientan orgullosos de serlo y que se conviertan en abanderados de tu marca, promocionándola y defendiéndola a capa y espada.
Y aunque puede parecer algo sencillo, hacer branding requiere de constancia y perseverancia. Es un poco como construir un muro, no puedes pensar en el esfuerzo inmenso de levantar un muro con tus propias manos, porque da vértigo, sino que tienes que pensar en ir poniendo un ladrillo cada día, sin prisas, sin agobios, pero poniendo ese ladrillo de la mejor manera posible. Y eso al final es el branding.

Para mí fue un gran paso darme cuenta de que hacía branding, sin ser consciente de ello, cada vez que abría la boca en redes, con cada publicación y con cada post que escribía. Cada interacción, cada comunicación, incluso cada silencio, dice mucho de tu marca. Cuando lo haces de forma consciente, es como ubicarte en un mapa. Hace un minuto estabas perdida y de repente, te has encontrado y sabes qué dirección debes seguir para llegar a tu destino. Sé que suena un poco raro, pero yo cuando descubro dónde estoy, todo me parece más fácil.
(De esto y de más caminos, hablaba en mi Newsletter de esta semana, por si aún no te has apuntado, te dejo aquí el enlace. Escribo un montón de cosas, y a veces tienen mucho sentido y otras no tanto, pero me consta que a la gente le gustan y hacen reflexionar).

Igual tú tampoco eras consciente de que estabas haciendo branding, si es así, espero que a partir de ahora le pongas intención, pero sin agobios, recuerda: piensa en el ladrillo y no en el muro.

He resumido los 10 mandamientos del branding en esta tabla que te dejo a continuación, para que veas que poco a poco puedes ir alcanzando pequeños hitos que harán estar más cerca de ser la marca que quieres.

Espero que te sean de ayuda.

Acuérdate que compartir es de guapas (y guapos!), de gente generosa y además da buen karma (y es gratis!).

Pin It on Pinterest

Share This